Hay mundos que no todos son capaces de entender.

.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Un maldito soñador.

Tiene los ojos yendo de un lugar a otro.
Revisa el teléfono para confirmar que no había sonado.
Se palpa los bolsillos, está desesperado.
Se muerde el labio.
Se rasca la cabeza...
Su tic nervioso vuelve.
Le pica absolutamente todo.
Se mueve rítimicamente.
Revisa el celular para confirmar su confianza en la tecnología...
No pudo concentrarse con nada.
No está en éste mundo.

Tensión... baja los hombros... cierra los ojos, respira ondo... y recuerda...
Una canción... sus ojos marrones dentro de él... el acercamiento de su voz hacia su boca...
Habrá sido todo real?

(Si no te comí la boca fue o por cagón, o porque no lo podía creer.)

Y abre sus ojos, revisa su celular y el ritmo nunca empieza...!
Nunca va a empezar?!
Taquicardia... Vibra? Sí, su corazón.
La desesperación de creerse tan soñador. (de saberme tan soñador)
Trata de recordar si no fue una ilusión, si su corazón le mintió a su cabeza...
Si tratamos, a algún cambio vamos a llegar... pero si te espero... Te espero. Pero... no me dejés en la espera...
Porque mi alma se agranda con cada uno de tus juegos... ó tus sueños... (Sus sueños?)
El teléfono no suena...
Quiere saber... volver a esa noche... donde su boca se llevó de él la fe. (O la hizo aparecer)

Entonces hace retrospectiva... la música bien fuerte... el millón y medio de personas "normales"... (Aght, no me puedo concentrar)
Algunos vasos demás... amigos por todos lados...
Música de esa que le gusta bailar.
Tiene puesto los ojos en su espalda ("en su espalda"), con quién baila, cómo baila, cuándo baila... Y se siente invisible.
Pero la noche anterior se había sentido muy visible por esos ojos que ahora parecen no encontrarlo...
Entonces, en un momento... se encuentran. (al fin)
Ambos sonrien, y sus ojos se clavan entre ellos... Cuando las pupilas intimidan, cuando verdadermente se siente la vergüenza... pero son tantas las ganas, que simplemente se queda y se sonrie.

Me dijiste algo... quizás no le presté tanta atención... entonces apagué la música...
Me quisiste ver más de cerca... entonces prendiste las luces que se prendían y apagaban.
Quise estar solo con vos, entonces desapareció la gente.
Te quisiste acercar... entonces tomaste un trago más...
Me hablaste de cerca, y yo apagué las luces.
Me quisiste besar, y borraste a tus amigos.
Te acercaste, te miré a los ojos, me asusté. Era la hora de despertar. Corrí un poco la cara. Sentí tus labios, en el costado de mi boca...
No desperté, me sonreiste como perdiendo... y te quedaste en el lugar.
Hoy pago los platos de ser un soñador.


El teléfono no suena...
No puedo dormir más.
Y solo vos me curarás el insomnio.

5 comentarios:

Sentimientos! dijo...

Mati: me encanto la manera en que expresas cada uno de tus escritos,es un placer leerte.
Cuando gustes podes pasarte por el mio ,
sos bienvenido!!!
Un beso enorme y no dejes nunca de soñar ,ya somos dos los que estamos en esta hermosa travesia : )

Laly dijo...

3 palabras:
ESTAS COMO PIJA!

y es muy fuerte leer eso.

Laly dijo...

A MI TB ME DA MIEDO Q ME LEAN, ASIQ NO DIGAMOS NADA JAJA. XQ ME AVERGUENZO. T AMO, YO TAMBIEN!

Agustín Delbón dijo...

¡Mis mas sinceros aplausos!

Nacho Sampedro dijo...

Escribir es una de las cosas mas maravillosas que tenemos, hoy pagas lo platos de ser un soñador? mañana tenes la posibilidad de soñar de vuelta... y aprender que lo que fue... fue y lo que es depende de vos...